historia de enasa - El Transporte

Vaya al Contenido

Menu Principal:

historia de enasa

Noticias > Articulos
                                                                      
                                          Historia de ENASA



ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones, S.A.) fue una empresa española dedicada a la fabricación de vehículos

industriales, principalmente camiones que, durante los años cincuenta, también produjo los míticos automóviles

deportivos Pegaso. La ENASA fue fundada por el Instituto Nacional de Industria (INI) en 1946, por Wifredo Ricart, sobre el encargo

recibido del General de División del Arma de Ingenieros Navales, Juan Antonio Suances (entonces Presidente del INI) utilizando

para ello la división de automóviles de Hispano-Suiza, nacionalizada por el Estado español en 1946. Pocos años después, se

inaugura la colonia Ciudad Pegaso, para los trabajadores de la empresa.

Con ENASA se asentaba la base de una industria automovilística nacional en un momento de total aislamiento económico y

político de España. Las necesidades de aquel momento eran primarias: camiones, tractores y tecnología. Así, sobre los restos de

Hispano-Suiza nació ENASA, cuya principal prioridad era la producción de vehículos de transporte pesado y público.

Hacia 1968, ENASA decide hacerse con el control de la empresa rival SAVA, adquiriendo su fábrica en Valladolid y heredando

de esta su modelo J4, a la vez que eliminando de su gama todos los modelos de camiones que hacían la competencia.

En 1990 fue vendida al consorcio Iveco, perteneciente a Fiat Group, aunque la producción de camiones y motores para

autobuses Pegaso no cesaría hasta 1995.



Venta a Iveco

Con la entrada de España en la por entonces Comunidad Económica Europea, Pegaso decidió abrirse a nuevos

mercados en el continente. Para ello, debía actualizar su gama, que por entonces se encontraba anticuada; pero la

situación económica de la empresa no era la ideal, por lo que estas reformas serían difíciles de aplicar. Además, también se necesitarían actualizar los motores, por la entrada en vigor de las normativas Euro.

El proceso de venta de esta empresa nacionalizada comenzó en 1989. A él se presentaron varias compañías de origen

comunitario y japonés, sin embargo las niponas fueron descartadas por no pertenecer al Espacio Común. El comprador

elegido fue un consorcio formado por MAN y Daimler Benz, que estarían dispuestas a pagar un total de 28.800 millones de pesetas por el 80% de la empresa y sus instalaciones, con el

compromiso de mantener la marca. Sin embargo, la misma Comisión Europea veta la compra por motivos de competencia, ofreciendo como alternativa que sólo una de las dos

empresas compre la empresa; ambas retiraron su interés.


La elección de estas empresas obligó al INI a rechazar ofertas de otros fabricantes: Volvo Trucks, DAF e Iveco. Sin embargo, dada la negativa por parte de los fabricantes alemanes, los

propietarios de ENASA tuvieron que recular y aceptar la menos mala del resto de ofertas, siendo Iveco quien ofreció una suma de 1.200 millones de pesetas por un paquete del 60% de

las acciones de la empresa.


Logotipo

Desde 1936, Ricart estuvo trabajando en el departamento de aviación de Alfa Romeo, donde era el encargado del mantenimiento de los motores Bristol Pegasus de origen británico. A

su vuelta a España, en 1946, decidió utilizar el nombre del caballo alado para sus creaciones.

El diseño del escudo fue realizado por el propio Ricart tras varios bocetos, eligiendo la figura equina del salto. Este caballo se encuentra inscrito en un círculo de color oscuro para

simbolizar la dimensión global del proyecto. Además, por detrás de toda esta figura, se puede encontrar una gran V metálica señalando los motores V8 que equipaban sus modelos. Sin

embargo, este pegaso no dispone de alas, ya que la figura del caballo alado en el mundo de la automoción ya era una marca registrada de la petrolera estadounidense Mobil Oil.

Este hecho también se puede comprender como un ataque hacia el Cavallino Rampante de Enzo Ferrari, con quien no tuvo una buena relación durante su etapa en Italia. Según la

propia cita de Ricart:

¿Quién puede querer un cavallino rampante pudiendo tener uno que vuela?

                                                                                                               
www.eltransporte.es
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal